12 de julio de 2008

Estrategias para prevenir y erradicar el trabajo infantil

Con el objetivo de dar respuestas concretas y sustentables frente a la problemática del cosechador de viñedos y el riesgo del trabajo infantil, una consultora estáplanificando un trabajo de campo, que comenzará en Caucete, a unos 30kilómetros al este de la capital sanjuanina
Los voceros informaron que dicha experiencia se extenderá en una primeraetapa por viñedos de 9 de Julio, San Martín, y 25 de Mayo, para ser puestosen práctica en San Juan, en la vendimia 2009.
Esta experiencia ya se empezó a aplicar en algunos establecimientosvitivinícolas de Mendoza, y para comenzar a crear redes de contención en eseaspecto, se realizó un encuentro en Bodegas y Viñedos Crotta, en SanMartín, 45 kilómetros al este de la capital mendocina.
Martha Ribó y Claudia Crisafulli, responsables de Unitiva, una consultoraintegrada por profesionales cuya finalidad es la promoción, diseño y puestaen marcha de estrategias de Responsabilidad Social, explicaron los alcances y beneficios de la erradicación del trabajo infantil. Ribó dijo: "Creemos que el comportamiento socialmente responsabley comprometido por parte de las empresas y de las organizaciones de lacomunidad, constituyen el punto de partida y el impulso necesario queconfigurará el diseño estratégico para llevar acciones en conjunto, queconcreten la Responsabilidad Social Empresaria (RSE), dentro y fuera de laempresa".
En ese sentido, Crisafulli agregó: "Nuestra organización quiere impulsar eldesarrollo de la responsabilidad social, no sólo en el marco empresarial,sino también en las organizaciones civiles y del Estado, a fin devincularlas desde la reciprocidad y corresponsabilidad para facilitaralianzas tendientes a un desarrollo sustentable".
Carlos Eduardo Crotta, el dueño de casa, comprometido con la problemática de sus trabajadores de las viñas, dijo que pusieron en marcha la "Guardería en Vendimia", y durante la cosecha se albergaron en las salitasde la guardería, 17 niños en edad escolar (5 a 12 años) y 14 en edadpreescolar, de los cuales 8 eran bebés menores de 18 meses.
La empresa empezó a trabajar en RSE, en 2005, con el analfabetismo. En es esentido, Crotta comentó: "Una situación de analfabetismo funcional, fuedetectada por la empresa, e inmediatamente nos pusimos a trabajar en eltema".
Nancy Borchio, una de las profesionales contratadas por la empresa,explicó: "Nuestro programa fue creado ante un diagnóstico que realizó Carlos Crotta, director de la empresa, cuando descubrió que algunosempleados en lugar de firmar, colocaban su huella digital".
A partir de este diagnóstico, la docente elaboró un estudio que reflejó queen la finca de la compañía –donde viven alrededor de 23 familias- había 10casos de analfabetos adultos, y frente a esta problemática, el desafío fue entonces impulsar un programa de alfabetización dirigido a los empleados.
Crotta explicó que con los programas implementados, "se mejoró larelación entre empleado y empleador, ya que las personas por su situación sesentían marginados, y hoy han modificado sus conductas, participando ysintiéndose parte de la empresa. Además, esto redunda en una fidelización denuestros empleados, y ante la falta en la zona de mano de obra, nosotros nolo hemos sentido, ya que estamos al 100% de ocupación plena".
En el encuentro, se conocieron también los casos de la BodegaCatena Zapata, en este caso con los denominados "trabajadores golondrinas", con los que se trabajó con 23 niños del noroeste argentino y también provenientes de Bolivia.
En estos casos, se pusieron en marcha los programas "Educar en Vendimia" (Tupungato) por iniciativa de Bodegas Chandon y junto a ALCO, Shirley Hinojosa; "Por un presente y un futuro sin trabajo infantil" (Rivadavia); y"Jardín de Cosecha Altamira" (San Carlos), para dar una respuesta concreta ysustentable frente a la problemática del cosechador, y el riesgo deltrabajo infantil.
Carlos Luján, directivo de Catena Zapata, explicó: "Además de volcar nuestro esfuerzo en cuanto al compromiso de erradicar esta problemáticasocial, hemos comprobado que los trabajadores, al quitarles la preocupaciónde cuidar a sus chicos mientras trabajan, duplicaron su producción".
"Es decir, el vendimiador con sus niños en la finca, producía 12 tachos, yen cambio al estar estos en las guarderías, la producción trepó a 23 tachos,lo cual redunda en un beneficio económico para el trabajador, y paranosotros como empresa", sostuvo.**Ribó, de Unitiva, puntualizó: "Favorecer a que los cosechadores con hijospuedan realizar**su trabajo sin riesgos y en mejores condiciones laborales, fue el objetivo,junto a promover la niñez en época de cosecha, a través de experiencias educativas".
Crisafulli, sostuvo: "Fue un modelo replicable de gestión pública privada:Empresas, Comunidad, Municipio y Estado Provincial, con optimización derecursos: relación costo- beneficio, y mayor eficiencia laboral de loscosechadores y protección a la niñez".
Finalmente, concluyeron que construir nuevos caminos, y redes que asegurenuna niñez sin riesgos y jóvenes capacitados, es a lo que apunta este trabajo.
Fuente: Oscar Pinco Telam